Don Perico

Simone Biles hizo lo correcto al renunciar

Simone Biles aprendió una importante lección estos Juegos Olímpicos, no permitas que las personas le quiten la diversión y el placer a las cosas que amas. Tristemente en el proceso dejó ir varias medallas que todos veíamos como suyas al renunciar a participar en las finales de Gimnasia Artística.

Desde el principio de la competencia, Biles se la pasó diciendo que se sentía demasiado presionada y que tenía el mundo sobre sus hombros, pero, como siempre, nadie hizo caso. Y por eso, tras participar en la competencia de Salto de Caballo, decidió mandarlo todo al carajo y hacer lo correcto, priorizar su salud mental por sobre todo lo demás.

Y es que, siendo sinceros, una persona de 24 años no debería tener encima las expectativas de todo su país, y ya no digamos del mundo, que solo podía preguntarse cuántas medallas ganaría, si rompería un récord o si mostraría un nuevo movimiento, y no el cómo se encontraba en unos Juegos Olímpicos sin gente, sin el apoyo de sus seres queridos y con la preocupación de la pandemia.

Háganle caso a los atletas

Si desde antes el mundo del deporte parecía vuelto loco, con deportistas ganando fortunas imposibles, con reporteros y fotógrafos siguiéndolos a cada momento y, con todo el mundo pendiente de sus movimientos, la situación que pasó ahorita Simone Biles y Naomi Osaka debería advertir a todos que deben dar un paso atrás y respetar su tiempo y su espacio, como a cualquier otra persona.

“Sólo pensé que sería mejor dar un paso atrás para trabajar en mi salud mental… Estaba lidiando con muchas cosas. No una lesión, por suerte. Por eso decidí dar un paso atrás, porque no quería hacer una tontería ahí afuera y terminar lastimada”, le dijo Biles a los reporteros que cubren el evento y, que en muchos casos, han sido los acompañantes más cercanos a los deportistas en estos raros Juegos Olímpicos.

Ojalá esto le recuerde a la gente que los deportistas, al final del día, son como cualquier otra persona y aprenda a valorar lo que hacen, antes de que veamos a más atletas como Biles o Osaka renunciando a eventos para preservar su salud mental.