Don Perico

Ni a los caballos les gusta el sumo

Para buscar excusas la gente se pinta sola. Ahora resulta que la estatua de un luchador de sumo es la culpable de que varios jinetes fueran penalizados en la competencia de Salto Ecuestre, y no pudieran competir por la medalla de oro en estos Juegos Olímpicos.

luchador de sumo asusta caballos 1024x683 - Ni a los caballos les gusta el sumo
La verdad es que uno también se asustaría si va corriendo y ve de repente a un luchador de sumo. Foto de AFP/Getty

El problema con la competencia de caballos es que son animales que se asustan fácilmente. Y si uno se culearía viendo a un luchador de sumo preparándose para mandarte a volar, imagínate como se sentiría un caballo al que obligan a correr hacia él.

Pero, aunque hubo muchos jinetes quejándose de la estatua, otros le restaron importancia y decidieron prepararse mejor junto a los caballos, para que estos no se salieran de control y no les arruinaran la competencia.

Con luchador de sumo o sin él, el mejor caballo y su jinete ganan

“Para ser honesto, esperas algo así en unos Juegos Olímpicos. Al venir, sabes que va a ser algo colorido. Sabes que (la pista) va a estar decorada… Si fueran los saltos simplones de siempre, sería como cualquier otra semana”, comentó Scott Brash, un competidor de Escocia que pudo controlar a su caballo.

luchador de sumo tokio 2020 - Ni a los caballos les gusta el sumo
Así luce la estatua del luchador de sumo en la pista de Salto Ecuestre. Foto de @horseandhound

Entre que si el luchador de sumo realmente asustó a los caballos o no, al final están entrenados para competir, y los jinetes para poder controlarlos, así que a otro perro con ese hueso. Los mejores siguen en competencia y ojalá los que queden fuera del medallero no culpen de nuevo al luchador, o a una geisha, o un árbol de cerezo, que el que es perico donde quiera es verde.

1 comentario en “Ni a los caballos les gusta el sumo”

Los comentarios están cerrados.