Don Perico

Llovió basura en el partido de Ole Miss en Tennessee

La noche del sábado llovió basura en el partido entre la Universidad de Tennessee y Ole Miss. Desde botellas de agua hasta latas de cerveza, pelotas de golf e incluso un bote de mostaza. Lo que te imagines, seguro lo aventaron los fans de los Volunteers, furiosos de que los árbitros les costaron el juego en casa.

Hasta el último cuarto todo iba bien, no pasaba de las mentadas de madre a los Rebels de Ole Miss, que estaban de visitantes. El pedo fue cuando a Tennessee le negaron mover las cadenas en una cuarta oportunidad, cuando podían ganar el partido, y que los árbitros no cambiaron la decisión tras revisar el video.

Aquí en México si el VAR no te ayuda en esas jugadas ya te encargo la que se arma con la afición, y allá pasó justo lo mismo con toda la gente que fue a ver el juego. Eso sí, ya quiero ver a la persona que se compre una cerveza en el estadio solo para aventarla al terreno de juego. Para empezar no son baratas, y para quedarnos con sed, la neta mejor no.

Al final todo el mundo salió huyendo de la zona cerca de las gradas, sobre todo porque algunas botellas no estaban llenas de agua sino de otras cosas muy distintas, y aún si esas no duelen, otras como las pelotas de golf si te dejan un recuerdo más duradero.

  • Las Vegas Raiders tienen este domingo su primer partido desde que renunción Jon Gruden

Total, que el juego fue detenido 20 minutos mientras se calmaba la cosa, una decisión estúpida para los 54 segundos que quedaban en el reloj. Si nos preguntan, mejor lo hubieran terminado ahí. La gente no se iba a calmar, y de por sí los juegos de la NCAA ya duran tres horas como para añadirle media más.

No sabemos cómo van a castigar a Tennessee por la lluvia de basura en el Nelay Stadium, pero los próximos visitantes ojalá hayan visto lo que les espera y se lleven unos escudos y cascos de granaderos, no sea que pasen de aventar pelotas de golf a otras de beis, que esas dueles sin importar si van duras o suaves.