Don Perico

Gignac, el único francés que quiso su medalla

Pobre André-Pierre Gignac, si alguien le hubiera dicho que era el único francés con ganas de jugar futbol en estos Juegos Olímpicos, quizá hubiera preferido irse de vacaciones. Y no es exageración, porque esta Francia llegó a Japón como favorita y se va como perro apaleado, con una victoria y dos tremendas golizas, una de ellas, cortesía de la Selección Mexicana.

Excusas no faltarán, desde que no es un evento FIFA hasta que se trata de un torneo con muchos jugadores jóvenes y unas cuantas estrellas. Pero eso no vale cuando se trata del Campeón del Mundo y tiene a sus jóvenes promesas repartidas por toda Francia y, algunas más, en las ligas más importantes del mundo.

Además, decidieron llamar a Gignac y Florian Thauvin a la competencia y tener, en teoría, los mejores refuerzos del torneo, ganándose además el apoyo de varios regiomontanos que mágicamente aprendieron a hablar francés.

Mejor que se regrese a México

Pues al final la actuación de los ‘Blues’ fue un desastre. Goleados 4-1 por el ‘Tri’, ganando a duras penas a Sudáfrica 4-3 y finalmente aplastados 4-0 por Japón y Takefusa Kubo, que merece jugar en el Real Madrid y, bien podrían compararlo con Oliver Atom.

Así que Francia, con Gignac y Florian Thauvin incluidos, se marchan muy temprano de Tokyo 2020. Sayōnara.