Don Perico

A Messi se le quita lo agüitado en el avión a París

Lionel Messi soltó las de cocodrilo este domingo al despedirse del Barcelona, aunque debieron ser tanto de frustación como de tristeza. Después de todo, hizo grande al equipo, siempre les llenó el estadio y vendía casi todas las camisetas culés. Los hizo tan ricos como pudo y aún así terminaron tan jodidos que ni reduciendo su sueldo a la mitad pudieron contratarlo.

Era obvio que el burofax del año pasado pidiendo salir era puro bluf. Messi estaba feliz en el equipo, lo trataban como rey y estaba con sus amigos de toda la vida. Solo quería mejores jugadores para ganar otra Champions. Y los va a tener, pero en el PSG.

Lo bueno es que, como él mismo dice, lo triste se le pasará cuando vuelva a anotar goles, vuelva a ganar partidos y se vaya de fiesta con Neymar, Paredes y Di María. O cuando se vuelva el héroe del club y los haga campeones de Europa.

Messi lo tiene todo para ser feliz en el PSG

La verdad es que Messi se sacó la lotería yéndose a París. Seguirá ganando un chingo de lana, todos sus seguidores se irán con él, y algunos del Barcelona también, y, finalmente, está en un equipo candidato a ganarlo todo.

Lo único que queda por ver es en qué grupo quedarán tanto el PSG como el Barcelona en la Champions, y si se toparán en algún punto de la competencia. Si antes no nos hubieramos perdido el partido por nada, ahora menos.

Porque Messi ya le advirtió a los culés: “la gente sabe que soy un ganador y que quiero seguir compitiendo hasta el último año de mi carrera”. Ya queremos ver si celebra los goles en el Camp Nou, si el Barça hace el milagro, o si el PSG supera los ocho goles que el Bayern le hizo a los catalanes hace un año.

1 comentario en “A Messi se le quita lo agüitado en el avión a París”

Los comentarios están cerrados.