Don Perico

A los caballos les valieron madres las medallas

Estos Juegos Olímpicos los caballos fueron más protagonistas que muchos atletas. Primero, porque varios de ellos se asustaron con la estatua de un luchador de sumo en la pista de obstáculos; luego, por negarse a competir y poner a sus jinetes a llorar.

El peor caso de todos fue el de la alemana Annika Schleu, que lloró a moco tendido cuando se dio cuenta de que a su caballo, Sain Boy, no le importaban ni ella ni la medalla de oro. El equino no quiso competir y ni a madrazos cambió de idea.

Al parecer, los jinetes solo podían estar 20 minutos con el caballo antes de la competencia de salto, por lo que no hubo tiempo de que se hicieran amigos, y así, al menos, no terminar haciendo el ridículo.

caballos tokio 2020 - A los caballos les valieron madres las medallas
Ni los golpes convencieron al caballo de competir. Foto de TMZ

La otra opción es que simplemente el animal se levantó con las patas izquierdas, disculpen el mal chiste, ya que otra competidora también intentó competir con él y Saint Boy le dijo que nel pastel, y se negó a moverse.

Ya encabronada, la entrenadora alemana de pentatlón moderno, Kim Raisner, decidió que la forma de animar al caballo era golpearlo. Eso obviamente no funcionó, y, para colmo de males, la entrenadora fue suspendida de los Juegos Olímpicos por agredir al caballo.

Al final, la pobre Annika Schleu siguió llorando, porque por culpa del caballo pasó del primer al último lugar de la competencia. Nosotros por otro lado, quedamos con una sola duda, ¿por qué hay competencias con caballos en los Juegos Olímpicos?